viernes, 3 de julio de 2009

resulta que ahora soy antisocial.

No tengo Facebbok. Desde hace tiempo muchas personas me han insistido para que me cree uno y no logran convencerme. No le encuentro demasiadas contras a mi postura, salvo cuando la gente se pone soreta y cortamambo y le echan la culpa por todo a mi desinterés en ese conglomerado "social". Si me quejo por no haber visto las fotos de algo, es porque no tengo Facebook, no porque nadie se dignó en decirme, como antes, che, O, nos juntamos en casa a tomar mate y mirar las fotos?. Si resulta que me perdí quién está saliendo con quién o el lío que se armó porque tal le dijo no sé qué cosa a tal otro, es que estoy desconectada del mundo, no es que, como antes, nadie me llamó para contarme la última noticia de mi círculo social.
Y sí, la vida sin Facebook para algunas cosas se sigue tornando difícil. Una empieza a ser excluida de conversaciones que tienen que ver (!!!) con puntajes en juegos idiotas, rankings y no sé qué estupideces más. Y resulta también que cuando ponemos cara de... nosédequéhablan, la gente nos tacha de antisociales.
Eso es. Antisocial. Resulta que no importa que me cuele a todas las fiestas, que charle con cualquier desconocido, que me haga amiga de los amigos de mis amigos, que le de vida a cualquier muerto por msn o sea capaz hasta de hablar con una pared. No. La fórmula es esta: no facebook = antisocial.
Incluso el otro día me pasó que no pude seguir un debate interesantísimo en clase acerca de los espacios en internet y la mediatización como mediación en las culturas posmodernas porque empezaron a poner ejemplos... de Facebook!!!!
En fin. Esto creo que alimenta mi odio y mi rebelión. Me lo crea como una especie de monstruo que en ocasiones me aísla y me aparta. Hasta que punto esto está bueno? Hasta qué punto una "red social" puede volver a otros antisociales?

8 comentarios:

¡Jotapé! dijo...

Un gusto O(h)livia, en realidad, por lo que decís, no sos antisocial, sino anti(red)social.

Yo tengo facebook, y me entretiene, y lo miro cada tanto en qué están algunas vidas que me interesan, y otras que no tanto. De chusma nomás.

Sobre lo que decís de juntarse a tomar mate, y cuestiones similares, no hay duda que las tecnologías de este tipo modifican las relaciones de la gente. Creo que la cosa pasa por utilizarlas con criterio, para que nuestras características personales no se resuman a un "perfil".

Bienvenida, un beso.

(Ojo que esta también es una red social, igual no te vayas)

¡Jotapé! dijo...

Una cosa más: me encantó el dibujo del encabezado. Muy beio.

Srito Ale dijo...

yo tengo un facebook xq me insistieron en q me haga uno
no me gusta mucho, pero como uno no siempre puede coordinar para reunirse con alguien o hablar por telefono lo uso para dejarle mensajes a las personas.
Gracias al facebook me reencontre con viejos conocidos y gracias a el facebook consegui, de casualidad, una gran amistad con una persona

Q se yo... el facebook debe ser a mi lo q el telefono fue a la gente de 1880

Viendo los posteos q hiciste, ya puedo afirmar q pasare por aqui muy seguido

buenos dias tengas
Au revoir

lexi dijo...

gracias x pasar y comentar, mucho amarillo x acá, jajajja
saludos!

Eclipse dijo...

jajajaja, genial O!
creo que practicás cierto borderismo digno de destacar. aunque me confieso usuaria de facebook, adicta a ciertas "estupideces" y demás, no dejo de admirar tu posición y reflexiono contigo acerca de cómo cambia esta concepción en nosotros de lo que es "ser antisocial" o no.
besotes otes!
grandotes otes!

La Criatura dijo...

¿¿¿NO TENES FEISBUC??? ¡Qué antisocial!

Mariano dijo...

Sabelo, no estás sola en tu cruzada.

Luz dijo...

seremos dos entonces las "antisociales", porque yo tampoco tengo y tooodas mis amigas y conocidos si, y me harta qe me digan "ay no tenes facebook?" y yo pienso "y vos no tenes cerebro?!" y bueno asi estan las cosas, qe se vaya todo a la mierda!
un besote olive!