lunes, 30 de noviembre de 2009

Los viajes no-hechos

"Despertamos con el aroma del té"
Coiffeur - Cataratas


Los viajes no hechos son una piedrita en el zapato. A veces con un gusto agridulce y algo de miedo, la recompensa después del esfuerzo. Otras tantas veces son nomás una foto mental de cosas planeadas con futuro totalmente incierto... porque así también está bueno vivir, en un cúmulo de posibilidades.

Se entusiasmó con planes ajenos, al principio, que luego fue convirtiendo en propios. Soñó con ese retiro, aislamiento, que le permitiera escribir. Los días fríos, la nieve, los paisajes sureños, el tiempo a disposición de cualquier posterior capricho. Todo el espacio y el tiempo del mundo para sus costumbres de horarios absurdos.

La compañía nunca fue un problema, el capricho pronosticaba el viaje a pesar de tener o no compañía, de que esta fuera de cualquier tipo, cercana o no, hombre o mujer y que incluso la dejaran sola y magnífica, brillando contra la nieve o recortada contra la luz crepuscular de alguna ventana.

El sur la esperaba como a una parienta de regreso. La chimenea con el humo azaroso de un fuego reconfortante y el té... siempre el té.
Despertar entre las sábanas-sueño, entre las sábanas-pierna u ombligo, con cualquier luz, no necesariamente la de la mañana. Despertar con el aroma del té y ser anónimamente feliz. Entera y limpia, una hoja en blanco, como las que seguramente tendría cada día para escribir.

El viaje no-hecho implicaba una rutina, una especie de ritual provisorio, que no consistía, sin embargo, en seguir siempre los mismos pasos sino, por más contradictorio que sonara, elegir cada actividad según el impulso del momento. Caminatas y fotografías, comidas con aromas penetrantes, bebidas calientes, películas, pizza... y el obligado espacio del día para poner todos sus pensamientos, procesos y percepciones por escrito, cosa que era, en definitiva, el objetivo que hacía de germen aunque luego los motivos se bifurcaran a su antojo.

Y todo, todo, colgando con palillos de una cuerda en medio de sus ratos libres, sus vagabundeos por rincones de la mente.
Y todo, todo, convirtiéndose de a poco en certezas a medias...
Y casi, casi todo, encontrando una mano que también quería estar a contraluz en cualquier crepúsculo del sur. Probando té y sonidos, acurrucándose de insomnio entre sus celebraciones ingenuas con olor a menta.






"los alguaciles silban lento... y yo me voy"

10 comentarios:

Cronopia Azul dijo...

Ufffffffff qué belleza! y qué rico ese viaje no hecho!

chuc dijo...

Mis mejores vibras para que esa piedrita lentamente pueda escapar de la oscuridad de tu zapato...

noelí dijo...

Muero por leer lo q podrías escribir dsp de ese viaje. Y ahora me diste ganas de hacer algo así también jaja.

Después decime la dire del barcito, Oh! Ya voy a ir alguna vez :)

besitos!
noe

JuanT dijo...

Tan sola al final no querías hacer el viaje...
Todo viaje se supone que será una aventura, pero a veces son solo un trámite...
mientras haya buenos libros (y buenos blogs, claro), se podrá viajar sin moverse. Y a veces eso es suficiente.

(aunque escaparse tiene lo suyo)

everlong dijo...

lindo textin , es tuyo ohlive? vos sabes cual es tu viaje no-hecho!veniteeeeeeee o raptame!
tanto té , tantos libros y esa música cálida hacen que termine imaginandote , pero aún sos borrosa. veniteeeeeeee o raptame!



beso ohlii :)

O(ʜ)livia dijo...

es mío, sí
es mi viaje no hecho... que supongo en algún futuro próximo se cumplirá.
perdón mis desaparición.
estoy con laburos que me enloquecen y el final finalísimo de clases...
ya volveré con más

everlong dijo...

(releyendo tu blog) hace mucho que debería haberte dicho esto: no te quejes , disfrutá ! (pero cómo hacerme caso , no?)

everlong dijo...

ah , gila! ahí está la segunda parte del post , y aún hay maaaaaás!

Paula y punto. dijo...

Me transportaste a donde me gustaría estar.

Hermoso, Oh!

Malala Mala dijo...

La idea entonces es hacer ese viaje y disfrutar del trayecto!!! Disfrutaaaaaar!!


Porque no importa el destino, sino el viaje, si nos perdemos los detalles del camino, llegamos vacíos al destino.

Un besoooo!