viernes, 5 de marzo de 2010

Regresos

Hoy volví a las canchas.
Volví al bar de los jueves. Volví a ver a Inés y a charlar con esa amiga que me dobla en edad.
Hoy volví a sentirme ínfima al leer ciertas noticias que solo a unos pocos le importan. Brotó mi ego, sentí que nunca llegaría a esas cosas que quiero por ser demasiado... humilde o insegura o tonta u honesta. Decidí que en verdad prefería serlo, pero la bronca vino igual.
Hoy estuve super bipolar.
Pero volví a las canchas.
También -creo, quiero creer- a la cancha del blog.

Y me interesa particularmente dejar escrita una conversación que sobreoí hoy.
Yo buscaba un libro en la biblioteca cuando, sin querer, escuché, detrás de la pared de estantes en la que buscaba, el siguiente fragmento de conversación:


- (...) es que la mina no me histeriquea, no me hace escenitas, no se
enoja por pavadas, es divina... pero yo... no estoy acostumbrado a
eso.

- pero (fulano)! una vez que encontrás una mina bien, que es divina
contigo!

- ya sé! ya me pasó otra vez, la mina era bárbara conmigo pero por eso
mismo yo no podía estar con ella.



Y después me pregunto qué mierda pasa con el mundo... pfff.
Lo más irónico de todo fue que el libro que buscaba era "Fragmentos de un discurso amoroso", de Barthes.

A la noche me dieron ganas de matar a cualquiera que se me cruzara y casi me agarro toda la bronca con buenamigo, pero recapacité a tiempo y después de avisarle que había llegado sana y salva a casa, respondí a todo con monosílabos y 0 bajas! todo un logro en estos tiempos!

2 comentarios:

noe dijo...

Dios! qué le pasa a la gente? qué le pasa a los hombres? Una es un amor y se ponen de novios con las más goma de la vida, increible!

Yo también estoy volviendo a la rutina, pero por suerte estoy haciendo lo posible para q no sea la misma rutina del año pasado, como para no aburrirme, vio?

besitos!

Paula y punto. dijo...

Marzo nos trae a muchos de vuelta a las canchas!

Al chabón de la biblioteca, no me preguntes por qué, pero creo que lo entiendo. Digo, siempre es más fácil que el otro sea el loco de la relación... Nah, estoy en un signo de pregunta tan grande en lo que respecta a vínculos corazoniles que mejor no opinar sobre nada.

Besos señorita, amo pasar por acá (aunque los últimos tiempos no me hayan dejado hacerlo con la frecuencia que quería).